Barthes, Bourdieu y mi compañera Celia

“(…) Una vez más, tenemos aquí la prueba de que el rostro es un signo social, que hay una posible historia de las caras, y que el producto más directo de la naturaleza también está sometido al devenir y a la significación, al igual que las instituciones mejor socializadas (…)” (Roland Barthes, Ensayos críticos)

roland-barthes

“(…) Y sin embargo la fuerza que ejerce el mundo social sobre cada sujeto consiste en imprimir en su cuerpo un verdadero programa de percepción, apreciación y acción que… funciona como una naturaleza, es decir, con la violencia imperiosa y ciega de la pulsión o el fantasma. (…)

El trabajo que busca transformar en naturaleza un producto arbitrario de la historia encuentra fundamento aparente tanto en las apariencias del cuerpo como en los efectos enteramente reales que ha producido en el cuerpo y en la mente, es decir, en la realidad y en las representaciones de la realidad. El trabajo milenario de socialización de lo biológico y de biologización de lo social, al revertir la relación entre causa y efecto, hace aparecer una construcción social naturalizada (los habitus diferentes, fruto de las diversas condiciones producidas socialmente) como la justificación natural de la representación arbitraria de la naturaleza que le dio origen y de la realidad y la representación de ésta.” (Pierre Bourdieu, La dominación masculina)

bourdieu

Todo lo anterior para descubrir, a mis 28 años, por qué mi compañera de escuela Celia, sin ser fea, fue considerada durante larguísimos doce años un bagre, un bagre total y absoluto, un bagre de lo más asqueroso al que nadie se atrevió jamás a meter mano ni a hablarle más que para mofarse de su cara de idiota y de cómo cuando tenía seis años se comía los mocos.

Es que Celia pertenecía al grupo de las feas, y el grupo de las feas, en un curso de cuarenta nenes y nenas que se mantuvo homogéneo e impermeable durante toda la escuela primaria y secundaria, se convirtió en una institución tan sólida y pétrea que impidió cualquier clase de “movilidad social” y generó conductas autoperpetuadoras y habitus capaces de borrar cualquier percepción independiente de la realidad.

Tan fuerte era ese habitus que, todavía hoy, escucho las risas que pegarían mis compañeros si se enteraran de que estoy diciendo que Celia no era un pescado podrido y que, hace dos años, me la volví a encontrar y estaba con las tetas operadas, con una actitud avasallante y con una belleza respetable brotando de sí.

Imágenes: libroscolgados.blogspot.com, moreno-pestana.blogspot.com. (Lamento no contar con foto de Celia).

Un pensamiento en “Barthes, Bourdieu y mi compañera Celia

  1. Primero que nada si unas fotos de Celia para evaluar su cambio no estaría mal. Segundo que al parecer no superó su fealdad. Porque tuvo que comprar belleza. Si hay una belleza natural y una belleza que traza la historia, bueno las tetas operadas ciertamente no son belleza natural, de la misma manera que la actitud avallasante tampoco es actitud natural. Es formación reactiva. En el reino del revés, celia tiene tetas y seduce. Quizás Celia ya no sea más fea, pero se debe seguir sintiendo fea, sino no se pondría tetas y no necesitaría mostrarle al mundo que ella puede ser linda. O quizás simplemente siga siendo fea, pero ahora con tetas, lo cual dependiendo del tamaño, uno podría decir que no es poco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *